Aplicación de las 4 Coordenadas Metódicas

Como complemento a la 5ta Conexión de "La Música de la Magia"

( https://www.youtube.com/watch?v=QtBGBOpvjrs ) propuse escribir aquí una breve historia de una Aplicación Metódica propia de la herramienta de las 4 coordenadas, explicadas y desarrolladas en esa misma conexión.

El año pasado fui convocado por un productor a formar parte del grupo de músicos de una artista internacional suiza, para realizar una gira por Latinoamérica. Más puntualmente mi rol en el grupo era de sitarista. Debido al carácter étnico que tenía la agrupación, además del sitar había oud (laud árabe) a cargo de un experto especialista en música árabe.

Resulta que una vez iniciados los ensayos, en preparación para el primer concierto de todos en Buenos Aires, quien tocaría el oído anunció que estaría de viaje por Oriente y no le sería posible tocar en el primer concierto, por lo cual productor me preguntó a mí si ya que yo toco tanto instrumentos de cuerda e instrumentos étnicos si yo podría tocar también el oud en ese concierto.

Lo primero que me surgió fueron todos los "no" de los viejos paradigmas imperantes. No puedo porque no tengo un oud y jamás tuve uno, y además no sé porque jamás había tocado oud, y no debo porque sería una falta respeto a quienes sí lo tocan. Hasta que me di cuenta de que "Desde Dónde" estaba pensando la cuestión era desde los viejos paradigmas, y que lo que se me estaba presentando era una oportunidad para mí crecimiento a través de pensar desde el Paradigma de la Magia. Entonces sin saber muy bien en qué estaba metiéndome, acepté. Ya que además, al fin y al cabo, la música es una sola y el instrumento no es más que un "Por dónde", un cómo.

Rápidamente por la más pura casualidad conseguí un oud que me prestó un vecino que vive literalmente a cuadras de casa, y con quién yo había cursado en mis primeros años de formación. Eso me dio unos pocos días para estudiar el instrumento y agiornarme técnicamente. Por pura suerte, el instrumento me resultó extremadamente familiar por dos cuestiones diferentes. La primera es que su afinación y distribución de notas es extremadamente parecido al de un bajo eléctrico, instrumento con el cual yo había iniciado mis estudios musicales desde muy pequeño. La segunda es que por más que tuviese la enorme dificultad extra de ser un instrumento no temperado, su registro y escala me resultaron parecidísimos a los de un cello, instrumento con el que trabajo regularmente.

Sin embargo, por más que uno no puede creerse por encima y ni siquiera estudiar el instrumento y practicar previamente, yo tenía claro que limitarme a eso era pensar desde el paradigma científico en un discurso universitario. Entonces me ubiqué un "A Dónde Propio", en el que importará yo como persona, en lugar de simplemente estudiar en dónde la persona no importa y lo único que importa es la música.

Me situé el A Dónde de Disfrutar de estar tocando, totalmente a contramano de como uno se sentiría tocando un instrumento que no domina en medio de la presión de estar tocando en un grupo de músicos sesionistas de altísimo nivel, que además no tenían idea de que yo había agarrado el oud hacía una semana nada más. Además de disfrutar, me situé el a dónde de Implicarme en lo que estaba haciendo más allá de mi rol de sesionistas que simplemente va a hacer aquello por lo que le pagan, por lo cual durante el ensayo me puse a tomar fotos y videos que en vivo subía a redes sociales promocionando la gira de la artista, cuestiones en las que normalmente un sesionista no se implicaría.

Resulta que luego de los ensayos el productor me dijo que la artista quería que por más que el oudista original dispusiera del tiempo, yo fuese quien tocara el oud en toda la gira. Que le había gustado "mi onda" y que el hecho de que yo integrase el sitar y el oud era una gran ventaja y hacía que llevar a un músico extra solamente para tocar el oud fuera innecesario. Y también por pura casualidad, exactamente la misma semana en la que yo planeaba transmitir esta historia en la 5ta Conexión de "La Música de la Magia" grabé en mi estudio el oud para el álbum oficial de la artista.

Lo importante es que el "Resultado" no es el que uno esperaría ni el que le interesa al yo, ya que no se trata del éxito en lo musical o en lo laboral, más allá de que afortunadamente sí se abarque también todo eso. El Resultado es que importó qué pasaba conmigo en esa situación, que yo haya elegido ir al lugar de disfrutar e implicarme más allá de que todo estuviese en contra, decidiendo por mí mismo desde qué Paradigma pensar.



380 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

© 2020 - Manuel Villar Lifac